La infraestructura digital en el camino del CAPEX al OPEX

La infraestructura digital en el camino del CAPEX al OPEX

Vamos a hablar en esta oportunidad de un tema que ha ido adquiriendo más importancia en el ámbito gerencial y es precisamente el de la construcción de la infraestructura digital de cualquier empresa, en la tensión constante que existe entre CAPEX y el OPEX, conozca a continuación qué significan estos términos.

Cuando hablamos de CAPEX nos referimos específicamente a las inversiones de capital que generan beneficios, pero que por su naturaleza no pueden ser deducidos en el año fiscal en curso, o lo que en inglés se podía definir como “Capital Expenditures”. De hecho, el vocablo se generó precisamente de la contracción de esta expresión.

Por el contrario, cuando hablamos de OPEX nos referimos a los gastos operativos, que no se traducen necesariamente en la adquisición de un pasivo y que en el tiempo tienden a mantenerse fijos. Este vocablo se generó de la contracción la expresión inglesa “Operational Expenditures”, pero debido a la naturaleza de los negocios digitales, ha cobrado un nuevo matiz.

¿De qué hablamos cuando nos referimos a la infraestructura digital? 

Esta pregunta ha variado dramáticamente a lo largo del final del siglo XX y las primeras dos décadas del siglo XXI, por esa razón, muchos de los cuadros directivos de la vieja guardia aún se imaginan la infraestructura digital como la adquisición de enormes equipos de cómputo en los que estarán almacenados sus datos importantes.

No obstante, lejos de esa idea se encuentra la posibilidad de dotar de una computadora (o incluso simplemente contratar a un operario que tenga su propia máquina) y dotarle de acceso a una plataforma en la que tendrá ciertos privilegios de acuerdo al rol que tenga en nuestra organización.

De lo que hablamos cuando nos referimos a la tensión entre el CAPEX y el OPEX es que, en lugar de adquirir un bien, simplemente lo alquilaremos, redituaremos tanto como nos sea posible y en el momento en que nuestra organización requiera un bien distinto lo cambiaremos. No hablo sólo de servicios digitales, hablo de todos los elementos que conforman nuestra cadena productiva.

El alma del outsourcing

La internet, y en particular la nube, dotó de una flexibilidad inusitada a la forma en que hacemos empresa. En el escenario puntual de lo que se conoce como economía naranja, es mucho más evidente que una de las formas en la que pequeñas PYMES pueden estabilizarse y convertirse en negocios viables es precisamente haciendo esta migración del CAPEX al OPEX.

Es mucho más sencillo pagar por un espacio en la nube que comprar un servidor gigantesco. Si convertimos el gasto que representa la construcción de un gran centro de cómputo en un costo fijo mensual que nos permite operar de la misma forma, como si habláramos de un servicio público, tendremos la certeza de que, en el futuro, no tendremos que entrar en una nueva inversión de capital para actualizar nuestros equipos, sino simplemente tendremos que cambiar de proveedor.

La clave está en la agilidad

La ventaja de este tipo de enfoque a la hora de “adquirir” la infraestructura digital de nuestro negocio es que, como gerentes, tendremos a nuestra disposición una amplia cantidad de recursos a dos o tres clics de distancia. Además de lo que necesitamos para la operación de nuestro negocio y también de talento humano.

Tiene mucho más sentido entender la operación de nuestra empresa como gastos de operación que como gastos de capital, porque es muy probable que en el momento en que necesitemos cambiar la orientación de nuestra organización, simplemente cambiemos de proveedores y en su lugar, no tengamos que salir a rematar un edificio. La traducción en términos económicos sería simplemente que vamos a privilegiar la suma de activos y a reducir al mínimo la acumulación de pasivos.

Es por eso que Telecarrier ofrece un paquete de servicios específicamente diseñados para compañías en crecimiento que necesitan contar con una sólida infraestructura digital, sin sacrificar la flexibilidad que necesitan para mantener su competitividad.