La nube como una solución de infraestructura para su empresa

nube de solucion infraestructura

Hasta hace algunos años la mayoría de las grandes compañías, y también las PYMES, invertían sumas extraordinarias de dinero en consolidar una infraestructura que le permitiera a las diferentes partes de la organización trabajar de manera sincrónica y armoniosa.

La irrupción del internet en la vida cotidiana y, por supuesto en las dinámicas de producción de riqueza, ha revolucionado la forma en que se construye dicha infraestructura. En la mayoría de los casos los elementos que conforman una organización o un pequeño negocio ya no comparten ni siquiera el mismo espacio físico.

La nube revolucionó la idea de infraestructura en sí misma, llevándola desde una interpretación e implementación rígida en la que hacían falta equipos, cableado y construcciones físicas hacia la idea de que podemos operar utilizando la internet y la nube como una base ‘difusa’, pero fiable para el crecimiento de nuestra empresa.

Un nuevo concepto de infraestructura

En la medida en que más y más pequeños y medianos negocios entienden que la internet les ofrece una posibilidad de crecer ilimitadamente dentro de un esquema en el que se requiere en realidad una inversión minúscula, el concepto de infraestructura se transformó completamente.

De hecho, muchos de los llamados “unicornios” de la internet se consolidaron primero como organizaciones gracias a la nube y fue sólo cuando su modelo de negocio estuvo probado, que se animaron a dar el salto hacia un tipo de organización más rígido. Una pequeña inversión puede permitirnos saber si estamos listos para expandirnos o si debemos mejorar todavía nuestros procesos.

La infraestructura, así entendida como una nube o como una sustancia difusa, permite incorporar a la organización activos como la vivienda, el teléfono personal e incluso la computadora de sus elementos, deslocalizando sus actividades de un punto geográfico concreto y garantizando siempre mejores resultados y más flexibilidad operativa.

Ejemplos de infraestructura difusa

Un ejemplo concreto de cómo opera este tipo de infraestructura es Google Docs, un tipo de documento digital que se puede construir de manera colaborativa o individual y que se actualiza en tiempo real en la medida en la que sus autores lo modifican. Llevado al campo operativo, para cualquier organización que tenga personal en campo simplifica las operaciones y aumenta la eficiencia al máximo.

Sin embargo, este no es el único modo en que la nube puede servir a nuestra empresa. De hecho, la mayoría de las grandes compañías ahora alojan sus servidores en la nube y confían a ella la seguridad de su información.

¿Es la nube entonces una solución? 

Absolutamente, la disminución en los costos de inversión y las ventajas que permite a la hora de plantear una expansión operativa hacen que la relación entre invertir en cualquier infraestructura que nos permita la nube, y los beneficios que puede recibir nuestra organización, sea muy ventajosa. De hecho, casi todos los emprendedores consideran mucho más importante asegurarse de tener una buena infraestructura digital antes de abrir, por ejemplo un segundo local.

Lo importante sin embargo, antes de emprender cualquier plan de digitalización o de ‘construcción de una infraestructura en la nube’, es entender la naturaleza de nuestra empresa y obrar en consecuencia.

No obstante, grandes y chicos pueden beneficiarse de las ventajas que ofrece la nube, tanto para crecer, como para protegerse de los nuevos riesgos de seguridad y hacer frente a los nuevos desafíos del mercado. La nube es ante todo una plataforma sobre la que podemos proyectar y plantear soluciones que mejoren el desempeño de nuestra organización.