¿Qué pueden hacer la Inteligencia Artificial y el Big Data por su empresa?

Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial (IA) y el Big Data (BD) son dos conceptos que se han puesto de moda y que cualquier gerente escucha incesantemente en conferencias y reuniones. Sin embargo, más allá del exceso con el que se utilizan estos términos y del énfasis con el que se manejan este par de ideas, es necesario que aclaremos su contenido y que aprendamos a diferenciar la una de la otra.

 En algún momento pueden llegar a parecer lo mismo, sin embargo, aunque trabajan de manera complementaria y siempre al unísono, cada una tiene su campo de acción y contribuyen en la digitalización y automatización de su negocio de manera diferente. A continuación presentamos algunas definiciones que le pueden servir como punto de partida para introducir esta nueva solución tecnológica en su empresa. 

Inteligencia Artificial y Big Data 101   

La mejor manera de aproximarnos a dos conceptos tan densos es siempre desde una voz sintética y poderosa como la de Gartner. Inc, una de las consultoras más importantes en tecnologías de la información. De acuerdo con sus propios glosarios, la definición de Inteligencia Artificial es un “término genérico que incluye las aplicaciones, la infraestructura y las herramientas, y las mejores prácticas que permiten el acceso y el análisis de la información para mejorar y optimizar las decisiones y rendimiento.”

En contrapartida, el Big Data es definido como el “conjunto de datos de gran volumen, alta velocidad y/o gran variedad de activos de información que exigen fórmulas innovadoras y rentables de procesamiento de la información y que permiten una visión mejorada, la toma de decisiones y la automatización de procesos.”

Ahora bien, desde esta perspectiva podemos entender que la IA provee los medios a través de los cuales el BD es transformado en un activo valioso para cualquier compañía, pero al mismo tiempo, la naturaleza propia de la IA que tengamos a nuestra disposición determinará la manera en la que nuestra BD deba operar en cada escenario en específico. 

La teoría puesta en práctica

Es cierto que los términos pueden parecer complicados, pero intentaremos simplificar las cosas un poco a través de un ejemplo: vamos a imaginar que somos los dueños de un hotel con dos sucursales en los que opera un restaurante 24 horas. La primera pregunta que tenemos que hacernos es ¿a qué le podríamos llamar Big Data en este caso?

Simple. Imagine el consolidado de un año entero en el que pudiera advertir no solo cuáles son las temporadas de mayor y menor ocupación del hotel, sino además, cuáles son las habitaciones sobre las que más reclamaciones existen, cuál es el platillo mejor calificado de su menú, qué impresión dejaron las instalaciones de su hotel en los clientes entre 20 y 25 años y una lista interminable de datos que se irán almacenando día tras día de operación.

Pensemos ahora en qué podría hacer la Inteligencia Artificial por nosotros. La respuesta es sencilla: nos permitirá navegar a través de la bastedad de los datos que nos proporcionaría una herramienta simple de registro como la bitácora de los restaurantes, el libro de comentarios y quejas del hotel y, por supuesto, las reseñas que se dejen en nuestro perfil en redes sociales.

 En la práctica, vamos a poder tomar decisiones mucho más conscientes de la realidad de nuestra empresa y, por supuesto, automatizar procesos que de otra manera dependerían de la intervención humana constante. La implantación de una política de IA alimentada por BD en nuestra organización, transformará inmediatamente nuestra cadena de valor.

¿Qué debemos tener en cuenta?

 Lo primero que debe tener en cuenta es que el Big Data y la Inteligencia Artificial no son soluciones mágicas y que comprometen un nivel de personalización único para cada empresa. Es decir, una solución que funcionó a la perfección en una cadena hotelera no va a funcionar en una cadena de restaurantes. Es más, podría no funcionar en otro negocio similar.

 El desarrollo de toda la infraestructura de IA demanda un estudio y conocimiento profundo del funcionamiento del mercado, pero sobretodo, de los mecanismos que sostienen la cadena de producción de nuestra compañía. Al final, el resultado redundará en que no se requiera un grupo enorme de especialistas para tomar una decisión, sino que la decisión provenga de un análisis automático de las variables que conforman nuestro negocio y su desempeño a través de un periodo de tiempo determinado.

 El momento de explorar la IA y el BD como herramientas para potenciar nuestra empresa y agregar valor a nuestra compañía es ahora. La totalidad de las compañías con gran valor a nivel global, ya están apostando por estas nuevas soluciones tecnológicas y no podemos quedarnos atrás si queremos llevar nuestra empresa al siguiente nivel.