Rastreadores de datos ¿Por qué son tan necesarios en temas de salud pública?

RASTEO DE DATOS

“Hola mi nombre es Carla y trabajo para salud pública. Requiero hacerle algunas preguntas porque usted aparece en el listado de contactos de Juan, quien ha dado positivo por COVID-19.” Podría indicarme ¿dónde ha permanecido los últimos días? ¿Ha ido a trabajar? ¿Ha ido a realizar compras? ¿Con cuántas personas comparte su residencia?

Acaba de leer uno de los parlamentos que nadie desea escuchar en este tiempo, pero que salvan vidas. Las personas que hacen este trabajo se conocen actualmente como rastreadores de datos, su labor es tan importante que en casi todos los países del mundo se están reclutando personas para realizar este trabajo.

En algunos países el trabajo es casi manual, realizando llamadas, realizando visitas puerta a puerta y en otros con mayor avance tecnológico se están utilizando bases de dato, inteligencia artificial, rastreo de celulares y sistema de aprendizaje automático capaces de dialogar con el usuario e identificar a pacientes infectados y diferenciarlos de patologías tales como la gripe estacional, influenza u otro padecimiento.

The New York Times publicó un artículo que lleva por título “Se busca: rastreador de contactos”, en el reportaje se explica la función que realizan los rastreadores, sobre todo en la comunidad hispana de Estados Unidos.

Detectar-Trazar-Detectar

La relación y el orden entre la detección y la trazabilidad son realmente importantes en este momento. Se utilizan todos los medios posibles para reconstruir la historia de contactos que ha tenido una persona contagiada, entre ellos, con asintomáticos o presintomáticos que, sin saberlo, están contagiando a personas vulnerables o en pocos días pueden manifestar síntomas.

Llamadas telefónicas, análisis de servicios de geolocalización, rastreo de teléfonos, registros de tarjetas de crédito y filmaciones de cámaras de vigilancia son los métodos qué combinados utiliza Korea del Sur para afrontar la pandemia, permitiendo que el país siga abierto al trabajo diario en la mayoría de sus sectores económicos.

Con la apertura de los bloques económicos y la normalización del transporte público más personas retoman actividades en las calles y esto conlleva mayor exposición, mayor posibilidad de contagio. Por esta razón los países siguen contratando personas que se dediquen a realizar esta labor.

Trazabilidad

La capacidad de rastrear algo es conocida como trazabilidad y en el sector salud es vital para comprender la cadena de contactos. Es clave para detectar contagios y detener la propagación.

Cuando se busca facilitar las labores de trazar y detectar, los repositorios de datos, las soluciones, los dispositivos, el personal capacitado para comprender y analizar la data son necesarios.   Partiendo de esta premisa, Microsoft junto al sistema de salud Providence St. Joseph, Seattle unieron capacidades para ofrecer una respuesta a la emergencia sanitaria.

En España, algunas ciudades, utilizan Go.Data proporcionado por la OMS, solución que recopila datos de pacientes infectados y sus contactos para relacionarlos, comprender la situación y ofrecerle asesoría, hospitalización y decretar el aislamiento preventivo.

Singapur, Hong Kong y otros países desarrollaron su propia solución que se ajusta a sus necesidades y capacidades tecnológicas, pero todas están apoyadas en el conocimiento de personas que realizan gran parte de la labor rastreando los nexos y encontrando a los contagiados.

Equipos de rastreadores

La crisis de COVID-19 trajo consigo una necesidad sin precedentes de búsqueda de contactos en todo el mundo. Se requieren miles de personas capaces y dispuestas a aprender habilidades clave rápidamente. Se abre una nueva puerta laboral, que si bien, no está completamente desarrollada es una alternativa de mutuo beneficio para el rastreador y para los gobiernos preocupados por la salud pública.

Equipos mixtos e interdisciplinarios se conforman con una única misión afrontar, detectar y evitar que los contagios aumenten exponencialmente poniendo en riesgos los sistemas sanitarios del mundo.

¿Cómo se capacitan?

¿Cómo adquieren el conocimiento? Las estrategias son distintas entre un país y otros. Existen lugares donde solo médicos y enfermeras y estudiantes de carreras relacionadas son contratados para esta labor. En Irlanda se reclutaron a los cadetes del ejercito 19,000 de ellos están capacitados para llevar a cabo este trabajo. En Inglaterra existen 25,000 rastreadores, en Bélgica se entrenaron un poco más de 2,000 personas. En China son médicos militares y militares del área de inteligencia.

Estados Unidos ha ido un poco más allá, abriendo al mundo y gratis un programa de formación en la plataforma Coursera. Emily Gurley, PhD, MPH, científica asociada del Departamento de Epidemiología de Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, es la instructora.

Los interesados en certificarse reciben formación en:

  1. Conceptos básicos SARS-2 y sintomatologías asociadas.
  2. Conceptos básicos del seguimiento de contactos para COVID-19.
  3. Pasos para investigar casos y rastrear sus contactos.
  4. Ética del rastreo de contactos y herramientas tecnológicas.
  5. Habilidades para una comunicación efectiva.

Cabe destacar que el módulo dedicado a la ética es uno de los más importantes, la universidad procura que el estudiante aprenda sobre las dimensiones éticas importantes de la búsqueda de contratos, incluida la forma en que equilibramos la protección de la salud pública con los límites de privacidad y autonomía personal.

Los rastreadores de datos de contactos son en la actualidad, uno de los perfiles más buscados, inclusive dentro de las industrias y empresas que poco a poco van regresando a sus actividades, tomando en cuenta los requerimientos de los ministerios de salud pública de cada nación.