Robots en aeropuertos y hoteles ¿opciones post-pandemia?

AEROPUERTOS, HOTELES Y ROBOTS

Pasados tres meses de confinamiento y seguidos de medidas de distanciamiento físico vigentes, las personas se preguntan ¿cómo será volver a viajar sin temor de contagiarse? Salir, relacionarnos, sorprendernos al admirar algo nuevo, son parte de las actividades sociales a las que estamos acostumbrados, sea que lo hagamos localmente o en el extranjero.

Viajar, una vez pase todo, está en la mente de muchas personas, así sea solo por sentirse libres nuevamente. Es un propósito, no solo del turista común, también es la invitación que están haciendo gobiernos e instituciones de países que perciben de la industria turística gran parte del PIB de sus territorios. Entre las más notorias estrategias se encuentra sorteos de pasajes de avión de ida completamente gratis, alojamiento gratuito en hoteles y seguros médicos sin costo para el viajero.

Para volver a viajar hay que aplicar nuevos protocolos de convivencia e interacción humana y es allí donde dos ubicaciones físicas juegan un papel importante. Los aeropuertos y hoteles son cruciales para la industria sin chimenea. ¿Ha pensado cómo la inteligencia artificial está disponible para facilitar las rutinas en estos sitios tan concurridos? ¿Qué ha pasado desde que se han ido liberando restricciones?

Las Vegas abrió su centro hotelero

El pasado 4 de junio de 2020, los casinos y hoteles abrieron sus puertas al público con medidas sanitarias y de seguridad. Dispensadores automatizados con sensores para dar mascarillas sin costo al visitante y marcos de puertas inteligentes que miden la temperatura corporal son solo algunos de los nuevos servicios que implican el uso de tecnología, y que se implementaron en estas instalaciones durante los meses que estuvieron cerrados.

Algunos de estos hoteles cuentan, desde antes de la pandemia, con robots mayordomos, tanto por su atractivo y novedad como por la calidad y garantía de cero errores en sus procesos. Ahora su trabajo se aprecia y valora aún más. ¿Sabe usted qué hace un robot mayordomo? Entre otras cosas, se dirige autónomamente a la habitación programada para la entrega de paquetes, servicio de “room service” o entrega de amenidades de uso personal y más.

En vista de que el contacto con superficies, el transporte y el toque de las pertenencias de los huéspedes suponen riesgos de contagios existen robots de transporte de equipajes. En otras áreas el uso práctico de robots en hoteles está en el servicio de información y recepción de los huéspedes, evitando así la comunicación cercana entre personas.

Un aspecto altamente valorado, sobre todo en estos momentos de gran demanda, es la capacidad que tienen los robots de hostelería para detectar áreas donde el Wifi es deficiente y alertar al equipo técnico para que se le brinde solución inmediata al problema.

Los robots colaborativos se han diseñado para interactuar con humanos de la manera más natural posible, son capaces de desplazarse entre pasillos y área de recepción sin tropezar con las personas.

Con mayor celeridad que antes los robots se harán presentes en hoteles grandes y sin dudas en las terminales aéreas.

En los aeropuertos

Siempre ha sido así, personas por todas partes, corriendo de un lado a otro, intentando abordar un avión con la finalidad de llegar a sus destinos. Algunos se intimidan en grandes terminales aéreas y el asunto se complica cuando desconocemos el idioma local ¿cómo llegar a la puerta de abordaje? Lo más lógico es preguntarles a otros o buscar un cartel que nos indique. ¿Lo haremos sin temor posterior a los cercos por pandemia?

En este período de inestabilidad e incertidumbre lo que menos deseamos es hablar con extraños y seguro que será una conducta usual. Es allí donde los robots entran en la ecuación para facilitar el regreso a la dinámica aeroportuaria.

Robots capaces de recibir a los pasajeros en el área de acceso y redireccionarlos a los edificios de la terminal, ofrecer respuestas completamente personalizadas ante preguntas de los pasajeros sobre su vuelo y direcciones dentro del aeropuerto. Escanear los códigos de las tarjetas de embarque de los celulares de los viajeros y guiarlos hasta su destino, moviéndose a la par de los humanos.

Mantener la seguridad en el perímetro del aeropuerto es otra de las funciones que se les asignan a robots en países que ya han retomado los vuelos. En Shenzhen, China, hay un robot de vigilancia que utiliza el reconocimiento facial y gestión de emergencias médicas.

Utilizar robots para apoyar en tareas que nos exponen a otros, en tanto pasamos la emergencia mundial, es una de las alternativas que tienen a la mano los operadores de servicios de desplazamiento en aeropuertos y hoteles.

Ciertamente, el mundo cambió y seguirá cambiando aceleradamente. Viajar será distinto, los robots en cada aeropuerto internacional seguirán convergiendo con las personas. ¿Está preparado para encontrarlos en su camino?