El Internet de las Cosas y los retos en ciberseguridad de esta nueva tecnología | Telecarrier

El Internet de las Cosas y los retos en ciberseguridad de esta nueva tecnología

Internet de las Cosas

La sociedad actual se ha acostumbrado a vivir interconectada, se ha hecho casi indispensable el acceso a internet y poseer un dispositivo móvil es casi vital. Esto es una consecuencia natural de la creciente adaptación de las personas a las nuevas tecnologías, las cuales han hecho que los individuos gocen de comodidades que antes no poseían. Es parte del ser humano evolucionar y tratar de emplear las herramientas y conocimientos existentes para innovar y crear muchas veces tecnologías que revolucionan incluso la manera de vivir y realizar actividades de la vida cotidiana.

En este sentido desde hace unos años se ha introducido un concepto tecnológico un poco abstracto, del cual quizás usted ha escuchado hablar, pero que aún no está al tanto de qué se trata, o si es realmente un beneficio o un peligro para aquellos que lo adopten: se trata del Internet de las cosas, o por sus siglas en inglés IoT.

El internet de las cosas lo que persigue es que los objetos que habitualmente utilizamos, como refrigeradores, relojes, inodoros, televisores, entre otros, estén conectados a internet para añadirles funcionalidades que vayan en pro del bienestar y calidad de vida de las personas; funcionalidades como sincronizar los datos que se recogen de estos dispositivos para dar alertas tempranas sobre un mejor aprovechamiento de los recursos energéticos, o simplemente para que el usuario pueda tener un uso más eficiente de los mismos.  De hecho, esto ya ha sido desarrollado e implementado sobre todo por el sector industrial, ayudándoles a aumentar en algunos casos su productividad y reducir costos de servicios.

Ahora imaginemos por un momento que el uso del internet de las cosas sea adoptado por las sociedades en general, este hecho abre un tema de discusión de vital importancia, ya que la cantidad de información y datos generados por cada individuo crecería enormemente, pero ¿qué tan resguardada estará esa información?, ¿implica el uso de esta innovadora tendencia que seremos más vulnerables digitalmente?

La respuesta a esta interrogante no consiste en un simple sí, o un no, pues realmente estas vulnerabilidades dependen en gran medida del uso correcto y responsable de la tecnología, tomar medidas que parecen triviales, pero que efectivamente aumentan la seguridad, como cambiar las claves que ciertos dispositivos traen por defecto puede evitar ciertos ataques.

 Por un lado avanza la tecnología, y en contraparte siempre existirán las personas con objetivos maliciosos que pretendan acceden a la información ilícitamente para producir caos, o para robar datos y usarlos sin aprobación ni consentimiento de sus propietarios, pero debemos reflexionar sobre estos aspectos y comprender que esto no significa que el internet de las cosas haya fracasado o que deba dejar de existir, sino que debemos prepararnos para hacer un manejo responsable y consciente de esta tecnología.

 Podemos mencionar algunos de los ataques más relevantes, uno de ellos fue un ataque DDoS cuyo objetivo fue derribar Dyn, (Dynamic Network Services, por sus siglas en inglés) una empresa de gestión del rendimiento de Internet basada en la nube utilizada por empresas como Twitter, Amazon, Tumblr, Reddit, Spotify, o Netflix, por lo que, sin él, se hace imposible para nuestro ordenador saber dónde se encuentran esas webs.

 El Malware utilizado para llevar a cabo este ciberataque fue Mirai, se trata de un malware que busca dispositivos del Internet de las Cosas que sean poco seguros (con nombres y contraseña de administrador por defecto) para contagiarlos y utilizarlos para enviar peticiones web de forma coordinada y producir un colapso.

 Los dispositivos del Internet de las Cosas suelen ser cámaras IP, bombillas con WiFi, puertas que se abren por Internet, termostatos inteligentes, entre otros, muchos de ellos fueron convertidos en una red de bots, para llevar a cabo este gran ciberataque.

 El internet de las cosas se encuentra en una etapa de crecimiento y perfeccionamiento, por eso es importante aprender a utilizar de manera correcta estas tecnologías. Se ha hecho énfasis en que es indispensable el uso routers, a los que es necesario conectar de alguna manera los dispositivos que utilizan internet, se debe emplear contraseñas con niveles altos de seguridad para los mismos, evitar las que traen por defecto, porque si se deja abierta esa posibilidad algún hacker puede acceder a su red y permanecer sin ser notado, así queda expuesta su privacidad.

 Indiscutiblemente estamos ante constantes retos, por una parte adoptar nuevas tecnologías que hagan más cómoda y práctica la vida, y por otro lado aprender a ser conscientes en su uso mientras que los tecnólogos y desarrolladores deberán seguir con la ardua labor de mejorar los niveles de seguridad de los usuarios, contrarrestando las vulnerabilidades para que sea realmente una realidad vivir interconectados sin poner en riesgo la privacidad de las personas.